¿Por qué Debian y no Ubuntu?


La respuesta a esta pregunta parte desde mi criterio y gusto personal. Cuando por el año 2007 comencé a usar Linux, mi primera distribución fué Debian. Recuerdo con mucho cariño mis primeros pasos, las primeras dudas, las 50 veces que tuve que formatear mi sistema por el simple hecho de que se me desconfiguraba algo. Eran tiempos donde mi curiosidad me obligaba a aprender cada día algo nuevo.

Luego conocí Ubuntu, y en su versión 9.04 me pasé a él por vagancia. Estaba un poco cansado de tener que configurar o instalar paquetes para que me funcionaran ciertas cosas, que ya en Ubuntu venían por defecto. Luego me atraparon las promesas de cambios estéticos que el tío Mark anunció para sus nuevas versiones, a lo mejor, por no haber logrado nunca que mi Debian fuese tan bonito en aquel entonces.

Pero después de usar Ubuntu por un año volví a Debian ¿Por qué?

1- Instalación personalizada.

Esto es algo que por más que lo he tratado con Ubuntu no he podido. El instalador de Debian te ofrece la opción de instalar Entorno Gráfico si lo deseas. Esto es algo que se agradece (sobre todo para los usuarios de más experiencia) ya que se puede ir instalando lo que necesitas desde cero. ¿Cuales son las ventajas? Sencillo, en el caso de Gnome por ejemplo, si instalas el Entorno de Escritorio completo, añade una serie de programas como Evolution, Empathy que aparte que no los uso, si después los quieres quitar, arrastrará consigo muchos paquetes, incluyendo el propio entorno de escritorio.

2- Consumo de recursos.

Al instalar las aplicaciones desde cero, se evita añadir paquetes que a veces no se usan (Bluetooth, Notificador de correo, Applet de cola de impresión..etc). Debemos recordar que Ubuntu, incluye muchas funciones que corren de forma transparente al usuario para hacerle la vida más sencilla, y es ahí donde el consumo se eleva si no sabemos configurar las aplicaciones al inicio.

Se puede personalizar un poco esto haciendo uso de la herramienta Aplicaciones al inicio que encontramos en Menu » Sistema » Preferencias o bien con el paquete rcconf. Hay que tener cuidado de no deshabilitar algo que el sistema necesita para un óptimo funcionamiento.

Sea como sea, Debian consume menos que Ubuntu.

3- Prácticar mis conocimientos.

Aunque no lo crean, el usar Ubuntu me volvió algo bruto. Como tenía tantas cosas a mano, había olvidado algunos tips y comandos útiles para el trabajo diario con el sistema. Además, siempre he sido de esos usuarios a los que les gusta tener el control y configurar las cosas a su modo.

4- Estabilidad.

Esto no se discute. La versión de Testing (Squeeze) que ahora uso más estable no puede ser. No tiene nada que envidiarle a Lucid o incluso Maverick ya que tengo mis paquetes actualizados y funcionan de forma muy estable, algo en lo que Debian, siempre lleva la delantera.

Conclusiones:

Siempre recordaré con cariño a Ubuntu, puede que incluso, con las novedades en sus nuevas versiones lo pruebe de nuevo alguna que otra vez, pero sigo con mi Debian hasta que la muerte nos separe. Ubuntu siempre será de Canonical, y como empresa al fin, solo ellos decidirán que será lo bueno o lo malo para su distro, y como es lógico, impondrán las cosas a su modo. El día que yo pueda personalizar a Ubuntu desde la instalación, como quiera y cuando quiera, entonces a lo mejor, me lo piense de nuevo.

Debo decir además, que le tengo puesto el ojo a Linux Mint (en su versión de Debian) para ver que tal. Pero todavía le falta mucho..

7 comentarios en “¿Por qué Debian y no Ubuntu?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s